Unión Proletaria

14 de Abril de 2009: Necesitamos otra política

Sábado 18 de abril de 2009


Hemos vivido años de beneficios gigantescos para los grandes capitalistas, gracias a los donativos estatales y a costa del pueblo: precarización laboral, reducción de los salarios reales, endeudamiento creciente para acceder a una vivienda y a otros bienes de consumo, privatización de empresas e instituciones públicas cuyos servicios se han deteriorado o suprimido, etc.

Ahora ha estallado la crisis porque los ricos han colapsado el crédito. Para que recuperen su dinero y sigan ganando, los gobiernos, lejos de penalizarlos y de retirarles el mando sobre la economía, les premian con ayudas multimillonarias y les permiten cerrar empresas y despedir cientos de miles de trabajadores, los cuales ya no pueden hacer frente a sus hipotecas y acaban desahuciados y embargados. Las ayudas de los gobiernos a la masa del pueblo son insignificantes y sólo buscan evitar estallidos sociales.

El Estado dispone de medios para asegurar un trabajo y una existencia dignos a cada ciudadano: tiene la autoridad para exigir a las grandes fortunas que pongan a disposición del interés general sus enormes ganancias de antes y de ahora. Sin embargo, no lo hace, con lo que demuestra no ser más que el régimen político de la oligarquía financiera. Sin embargo, pretende aparentar lo contrario al disfrazarse de “democracia”, para así ser tolerado por la población y que ésta se culpe a sí misma por ser incapaz de elegir una opción política acorde con sus intereses.

Lo llaman democracia y no lo es

El régimen político vigente es democrático por cuanto permite que elijamos y seamos elegidos como representantes del pueblo para legislar y gobernar. Pero, al mismo tiempo, tiende miles de trampas para que, a fin de cuentas, los representantes que elegimos no sirvan al pueblo sino a la oligarquía financiera: cada cuatro años, elegimos a quienes van a oprimirnos. Los cargos electos y la alta burocracia tienen remuneraciones que se elevan a cinco o diez o más veces el salario medio de un obrero y tan pronto dirigen organismos públicos como monopolios privados, por lo que viven y piensan como los grandes capitalistas. La mayor parte de estas autoridades ni siquiera es elegida por el pueblo (mandos de la judicatura, del ejército, de la policía, etc.) so pretexto de una supuesta objetividad e independencia que sólo lo es con respecto a las clases populares. El primero de ellos, el monarca, se reserva el mando supremo de las fuerzas armadas y el visto bueno sobre las leyes y los nombramientos más importantes. El recurso al referéndum tiene carácter excepcional y no vinculante, como se comprobó con el de la OTAN en 1986. El sistema electoral distorsiona la voluntad popular al otorgar menos representación que la proporcional a los territorios con mayor concentración obrera y a los partidos políticos minoritarios en cada circunscripción. Los cargos electos están sujetos a un mandato meramente representativo que no es imperativo ni revocable, en caso de incumplimiento de sus compromisos, hasta que no termine la legislatura. Esto, junto con el reparto de subvenciones públicas y de tiempos de presencia en los medios de comunicación en función de los resultados electorales pasados, configura un régimen político conservador que tiende a concentrar el poder en manos de dos partidos –el PP y el PSOE- que, además, pactan entre sí la eliminación de toda competencia política, como se ha visto en Euskadi. Con este mecanismo electoral y con sus cuantiosas ayudas privadas, la oligarquía financiera asegura su régimen económico de explotación del pueblo: sus intereses están representados políticamente por la alternancia bipartidista de “populares” y “socialistas”, los cuales monopolizan la atención de la opinión pública con una mutua oposición que es de matiz y no de fondo (la demagogia patriotera, tradicionalista y liberal de los primeros, frente a la demagogia obrerista, izquierdista, laicista y modernista de los segundos).

La verdadera naturaleza oligárquica y reaccionaria del vigente régimen político se corresponde con sus orígenes, cuyo recuerdo tratan de borrar de nuestra memoria con todas las artimañas posibles. Se acaban de cumplir 70 años desde que los poderosos aniquilaron a sangre y fuego la soberanía popular en España. Ésta se había expresado en la elección pacífica de un régimen republicano el 14 de Abril de 1931 y, posteriormente, en la elección pacífica de un gobierno que agrupaba a las fuerzas políticas y sociales de izquierdas en un Frente Popular. La oligarquía, representada por la camarilla militar de Franco, emprendió una sangrienta guerra civil que desembocó en un régimen de terror fascista de 40 años. Una vez logrado su propósito de remodelar la sociedad según sus intereses, cedió a las demandas democráticas más elementales y superficiales de la población dando a su dominación política una apariencia más flexible y engañosa: la forma de una monarquía parlamentaria.

Lo principal es unirnos por la República

Mientras, empeoran las condiciones económicas y políticas de las masas populares, sin que pueda evitarlo la mera lucha por reformas promovida hasta ahora por los sindicatos, las organizaciones sociales, el PCE, Izquierda Unida e incluso las fuerzas republicanas. Necesitamos unir al pueblo en torno a un programa político de ruptura con el régimen de monarquía parlamentaria mediante el cual la oligarquía financiera ejerce su férrea dictadura, para poder expropiar a ésta y organizar una economía al servicio de las necesidades de la mayoría. Necesitamos incorporar al pueblo a la lucha por una República Democrática. Cualquier otro programa político menos ambicioso se aparta de los intereses de las clases populares, concretamente: la defensa del empleo, de los salarios y derechos sociales de los trabajadores, la nacionalización de los sectores estratégicos de la economía, la democratización del sistema político, el pluralismo informativo y cultural, la separación de la Iglesia respecto del Estado y la escuela, el reconocimiento a todos los demócratas represaliados por el franquismo, la erradicación del fascismo, el fin de la represión contra el pueblo, el derecho a la autodeterminación de las nacionalidades del Estado español, la realización de una política exterior de paz y solidaridad anti-imperialista, etc.

Los comunistas tenemos incluso la convicción de que este paso no es suficiente y que hará falta una revolución socialista proletaria que liquide completamente el régimen capitalista. Pero también estamos convencidos de que la conquista de una república democrática permitiría a la clase obrera preparar esta revolución de la manera más rápida e indolora. Es más, debido al reflujo político que ha experimentado el movimiento obrero desde que empezó la contrarrevolución en la URSS y en otros países socialistas, comprendemos que las masas de la clase obrera no aspirarán a conquistar el poder político mientras no aprendan a luchar por la democracia y mientras no experimenten, en esta lucha, que es imposible una democracia a la vez para los capitalistas y para los obreros, para los explotadores y para los explotados. Por eso, hoy, el objetivo político principal para el pueblo, incluidos los proletarios con conciencia de clase, es la conquista de la República Democrática.

Para este fin, es cierto que el régimen representativo actual es engañoso y que la lucha ha de librarse principalmente dentro de la sociedad civil, en la calle. Pero la calle, hay que llenarla, hay que sumar verdaderas masas a la lucha, hay que descomponer el aparato político oligárquico. Por ello, los republicanos debemos agruparnos para acordar un programa de ruptura democrática con la monarquía que atienda ante todo las reivindicaciones más urgentes de las clases populares. Y, toda vez que la gran mayoría de la población confía y participa en el mecanismo electoral-parlamentario, debemos concurrir a las elecciones con la mayor unidad posible para obtener concejales y diputados que utilicen la tribuna parlamentaria con fines agitativos dirigidos sobre todo a reforzar la movilización popular republicana. Debemos primar lo que nos une sobre lo que nos diferencia y evitar que el joven movimiento republicano actual se estanque: la República no pertenece a los republicanos que la anhelamos, sino al pueblo que la necesita.

¡Contra la gestión oligárquica de la crisis del capitalismo!

¡Unidad popular por la República Democrática y el socialismo!

Hoja para propaganda en Word

Word - 154 KB
Hoja UP 14 Abril 2009

Apartado de correos 51498. 28080, Madrid.

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Area de gestión | SPIP