Ejemplo socialista frente a la barbarie capitalista

Extraído de Cubadebate

Jueves 21 de julio de 2011


Escribo desde Haití, y es que cuando uno llega a este país y proviene de una sociedad como la nuestra empieza a buscarle explicación a los problemas que ve, nos resultan extraño pero como revolucionarios nada nos es ajeno y precisamente por eso ayudamos a todos los pobres y desamparados del mundo.

Aprecias en el contexto nacional un país destruido por el terremoto del 12 de enero del 2010 e históricamente por el sismo del más brutal capitalismo, se aprecian las mayores desigualdades, vistas en contrastes de opulentos barrios de ricos, grandes comercios, autos caros, lujosos y hasta exclusivos y un atroz consumismo, por otra parte otros que no tienen qué consumir, ni dónde vivir, deambulan por las calles y como techos se contentan con una carpas para guarecerse.

Observas un país copado de cooperación internacional, abundan las organizaciones con proyectos de ayuda en cualquiera de las actividades de la vida social y económica del país, con modernos autos, grandes logotipos con rimbombantes nombres, viven en placenteras viviendas con todas las comodidades, en algunas no parece que estás en Haití quizás hasta te de por pensar que estás en Europa.

Sin embargo el verdadero contraste lo protagoniza la cooperación cubana, esa mano que tendemos al hermano país sin distinguir raza, credo o filiación política. Hoy el mayor protagonismo se alcanza en la salud, donde a más de una década de brindar salud de excelencia para los habitantes de este pueblo caribeño, seguimos salvando vidas, inmunizando para enfermedades, rehabilitando aquejados de secuelas del terremoto, promoviendo salud y luchando a brazo partido para que una epidemia no cobre nuevas vidas, y es que ciertamente la brigada medica cubana hoy llega a 68 comunas, trabaja en 23 hospitales comunitarios, en 12 centros de salud, en 30 salas de rehabilitación y en otras 78 unidades del Unidades del esquema de Salud haitiano, y quiero decirles amigos míos que la única explicación que he encontrado aquí en Haití es que lo hacemos sin pensar en obtener reconocimiento, agradecimiento, beneficio económico o gastar contribuciones, lo hacemos porque compartimos lo poco que tenemos y lo hacemos con el más grande altruismo solo “por lo que vale el ser humano”, algo que nos ha enseñado un gran hombre.

Les saluda

Josué Puigvert, cooperante de la Brigada Médica Cubana


Apartado de correos 51498. 28080, Madrid.

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Area de gestión | SPIP