Unión Proletaria

El embrollo de las subvenciones de Europa al Naval

Miércoles 14 de agosto de 2013


El tax lease (YA ESTAMOS CON PALABRITAS RARAS) es un alambicado sistema de ingeniería fiscal que en los años de euforia que vivieron los astilleros con el comienzo de siglo atrajo a la construcción de buques a empresas que nunca habían tenido la menor relación con el sector (COMO LOS INTRUSOS DE LOS ERES). Una de las más activas en ese campo fue Inditex, el gigante textil gallego, que llegó a fundar hasta 13 compañías navieras.

El sistema, basado en una directriz de la UE, consistía en una compleja cadena de arrendamientos. Los armadores que encargaban el buque a un astillero lo vendían, cuando aún estaba en construcción, a una compañía de leasing (alquiler con derecho a compra), que a su vez lo arrendaba a una Agrupación de Interés Económico (AIE) (¿PARA QUIÉN?). Estas se formaban con las sociedades creadas por bancos, cajas o compañías de otros sectores, generalmente con bases imponibles muy altas en el impuesto de sociedades. Luego era la propia AIE la que financiaba la adquisición del buque al armador, quien le pagaba por cuotas.

El modelo permitía amortizar de forma acelerada el coste del barco, en unos tres años y medio. Durante el periodo de vigencia de la AIE, las sociedades que las constituían disfrutaban de los beneficios fiscales. Fuentes del sector calculaban entonces una rentabilidad de hasta el 15% para los financiadores. En esos años en que el sector naval olvidaba con sustanciosos contratos las penurias de la reconversión de la década de los ochenta, florecieron las sociedades creadas con el único propósito de acceder a las deducciones fiscales.

Inditex, por ejemplo, tenía en 2010 una participación del 49% en diez AIE dedicadas a financiar la construcción de buques con domicilio social en Las Palmas. Un año antes estaba en 13, que sumaban un patrimonio de 500 millones de euros. En 2010, el grupo de Amancio Ortega logró desgravaciones por medio millón de euros.

Caixa Galicia y Caixanova, ahora integradas ambas en Novagalicia Banco, crearon decenas de sociedades, sobre todo la última, con sede en Vigo, una ciudad donde se enclavan algunos de los mayores astilleros privados que quedan en España. En 2011, cuando se suspendió el tax lease, la caja fusionada gallega mantenía 15 sociedades navieras a través de las cuales había logrado en los siete años anteriores beneficios fiscales por 27,5 millones de euros.

Otra entidad financiera gallega, el Banco Pastor (ahora absorbido por el Popular) fue accionista al 100% de otras diez AIE que le reportaron, en el periodo entre 2004 y 2011, deducciones estimadas en unos 4,5 millones.

COMO VEMOS, HICIERON NEGOCIOS: INDITEX, CAIXA GALICIA, CAIXANOVA Y EL BANCO PASTOR


Apartado de correos 51498. 28080, Madrid.

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Area de gestión | SPIP