Partido Comunista de Gran Bretaña (Marxista-Leninista)

Defiende la libertad de China como defenderías la tuya

Jueves 12 de diciembre de 2019


Defiende la libertad de China como defenderías la tuya (Artículo de Proletarian, Órgano Central del Partido Comunista de Gran Bretaña/Marxista-Leninista)

Los trabajadores de todos los lugares deben posicionarse en contra del último intento de "revolución de color" de nuestros gobernantes imperialistas contra una nación soberana.

El 1 de octubre de 1949, después de derrotar a los terratenientes feudales, los capitalistas compradores y los ocupantes japoneses, el Ejército Popular de Liberación entró triunfalmente en Beijing, y el líder de la revolución, el Presidente Mao Zedong , anunció al mundo: "El pueblo chino se puso de pie".

Cuando los comunistas llegaron al poder, el país abrumadoramente campesino había sufrido un siglo y medio de saqueo colonial. La vida del campesino chino promedio, aplastada por codiciosos terratenientes y señores imperiales, era brutal, desagradable y corta. La violencia de clase dominante, la pobreza extrema, la falta de educación, la atención médica o el saneamiento, y los brotes frecuentes de enfermedades y hambruna significaron que la esperanza de vida promedio era de solo 35 años, con una mortalidad infantil de hasta 500 por cada mil nacimientos en las provincias más pobres.

A pesar de haber tenido que comenzar desde una base tan increíblemente baja, en el momento de la muerte de Mao en 1976, los resultados de la planificación económica socialista podían verse claramente. Las cooperativas agrícolas, las clínicas rurales, las vigorosas campañas de salud pública y alfabetización, la educación masiva y la creación de una base industrial para el desarrollo posterior del país se combinaron para producir el aumento de la esperanza de vida y la disminución de la mortalidad infantil más rápidos jamás registrados. La población se había duplicado, la esperanza de vida media era de 65 años, la alfabetización había aumentado del 20 al 68 por ciento y la hambruna se había convertido en algo del pasado.

Estos logros, que sentaron las bases para todo lo demás que China ha podido lograr, fueron conseguidos solo por los esfuerzos de los chinos. No robaron sus riquezas a los pueblos colonizados para poder construir la base industrial de China (como fue el caso en Gran Bretaña, por ejemplo); no crearon barrios marginales para que los trabajadores se pudrieran mientras que algunos industriales vivían lujosamente de los frutos de su trabajo. El presidente Mao no tuvo una fortuna personal que legar a sus herederos cuando murió.

Habiendo procedido así contra todas las ’leyes de la naturaleza’ (según lo establecido por los fundamentalistas del libre mercado), China ha desarrollado su poder industrial, agrícola, científico, técnico y militar a niveles sin precedentes. Se ha convertido en la potencia económica más grande del mundo y está haciendo todo lo posible para ponerse al día en los campos de la ciencia y la tecnología. Ya ha superado a los EE. UU. en telecomunicaciones y está haciendo grandes esfuerzos en otras áreas importantes de investigación y desarrollo, como la robótica, la inteligencia artificial y la tecnología ecológica.

A pesar de la mercantilización de gran parte de su economía, China aún conserva una capacidad muy importante para hacer planes a largo plazo y, por lo tanto, es el único país que realiza avances significativos para abordar el cambio climático.

Mientras tanto, China continúa sacando a sus ciudadanos de la pobreza a un ritmo rápido, revirtiendo la tendencia del resto del mundo, donde los pobres son cada vez más numerosos, a pesar de los avances tecnológicos que deberían permitir que todos en el planeta sean alimentados, alojados, vestidos, educados y empleados en un trabajo decente. Sobre la base de los avances realizados por China durante las primeras tres décadas después de la liberación, la rápida industrialización posterior del país le ha permitido transformarse de un país de campesinos pobres en una nación próspera.

En 2015, incluso los imperialistas se vieron obligados a admitir que solo el 3,5 por ciento de la población de China seguía en la pobreza, con 850 millones de personas que habían sido liberados de ella en las últimas siete décadas (por el contrario, el diez por ciento de las personas en Gran Bretaña hoy en día están ’inseguras por alimentos’). El gobierno chino confía en que, para 2020, la pobreza absoluta en el país habrá sido completamente erradicada, y podrá pasar a atacar y abolir la pobreza relativa.

La alfabetización en el país ha alcanzado más del 96 por ciento, mientras que, entre los niños en edad escolar, supera el 99 por ciento. La esperanza media de vida es ahora de 76 años, comparable con las naciones más ricas de la tierra.

Estos son logros espectaculares y representan, para los gobernantes del mundo capitalista, un ejemplo extremadamente peligroso de lo que se puede hacer cuando se prescinde de ellos.

Pero incluso sin haber cometido el pecado capital de haber hecho una revolución socialista, China todavía sería blanco de ellos, simplemente por el crimen de independizarse.

Con la extensión de los mecanismos de mercado a gran parte de la economía de China en las últimas décadas, hay mucho debate sobre si todavía se la puede describir como socialista o no. Pero, por importante que sea para los chinos, para nuestros propósitos no importa.

China es un objetivo de los imperialistas porque es el hogar de una fuerza laboral masiva, enormes recursos naturales y una gran cantidad de conocimientos técnicos. Estos, en la actualidad, no están abiertos a los señores del capital financiero de la manera que les gustaría. Es cierto que los capitalistas pueden invertir en China, obteniendo ganancias del trabajo de los trabajadores chinos, pero el alcance de su lucro es en cierta medida limitado y de ninguna manera son libres de saquear los vastos recursos naturales de China como ellos consideran que tienen derecho (dado por Dios) .

Además, China ha utilizado su creciente fortaleza financiera para ofrecer términos de intercambio y desarrollo a otros países pobres y en desarrollo sobre la base de la amistad y el respeto recíprocos, de pagar precios decentes por las materias primas, de entregar la tecnología e infraestructura prometidas, y de ofrecer préstamos a tasas preferenciales que no tienen como objetivo llevar a la mendicidad al país en cuestión o destruir su independencia. Además, China tiene una política estricta de no intervención en los asuntos internos de los países con los que trata.

Aunque China se esfuerza por mantener relaciones pacíficas y amistosas con todos, su política de "comercio justo" no conviene a los imperialistas, que siempre han usado su monopolio sobre bienes y tecnologías avanzadas para forzar las condiciones más atroces en los países cuyas materias primas ’adquieren’ (botín) a precios bajísimos y cuyos gobiernos controlan mediante amenazas y sobornos.

La política de independencia de China también la ha convertido en una espina para los imperialistas a nivel internacional. Desde que Libia enseñó al mundo una dolorosa y sangrienta lección sobre lo que sucede cuando a Estados Unidos y sus amigos se les permite ’mantener la paz’ sin ponerles límites, China, como Rusia, se ha negado a permitir que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas dé el visto bueno a los planes de guerra imperialistas, arrancando así abruptamente la hoja de parra ’democrática’ que encubría su agresión manifiesta.

Para aquellos que esperan que el mundo se desarrolle siguiendo líneas de lógica humana simple, parece extraño que los países no puedan simplemente vivir y dejar vivir, o que las empresas sean incapaces de conformarse con una tasa de ganancia más modesta. Pero el capitalismo se rige por su propia lógica, que no tiene nada que ver con la lógica humana, y su principal impulsor es la necesidad de maximizar las ganancias a toda costa, obligando a las empresas a una expansión constante, y a los países más avanzados desde el punto de vista capitalista, a buscar la dominación total: de los mercados mundiales, de sus trabajadores, de sus oportunidades de inversión y de sus materias primas.

En un momento de profunda crisis económica en el sistema capitalista mundial, es simplemente inadmisible para los imperialistas que los mercados, trabajadores y materias primas de China tengan algún nivel de protección contra su saqueo desenfrenado. Desesperados por salvarse y superar la crisis, no hay crimen que no estén dispuestos a cometer con la esperanza de poner a todo el mundo bajo su control.

Lo hemos visto esto en los últimos tiempos con la guerra contra Siria, como lo vimos antes con Yugoslavia, Afganistán, Irak y Libia. Podemos verlo en las guerras económicas y mediáticas que se libran contra Irán, Venezuela, Cuba y Corea del Norte, y en el camino que siguen hacia la guerra con Rusia y China. Todos estos países, de una forma u otra, se han aferrado a su independencia frente a las demandas que los someterían al dictado y control imperialistas.

Las protestas en curso en Hong Kong solo pueden entenderse en este contexto. La narrativa de los medios corporativos sobre un ’movimiento por la democracia’ de carácter popular contra los chinos ’dictatoriales’ e incluso ’extranjeros’ sería ridícula si no fuera tan grave.

No había democracia en Hong Kong antes de que los chinos retomaran el control del territorio de Gran Bretaña en 1997. Era una colonia, robada a punta de pistola por la Compañía de las Indias Orientales como castigo por la pérdida de las guerras del opio en China, y fue dirigida por un gobernador británico respaldado por las fuerzas armadas británicas. Los pobres chinos bajo dominio británico en Hong Kong vivían en condiciones mucho peores que la mayoría de los animales y no tenían absolutamente nada que decir sobre el funcionamiento de la provincia.

A pesar de todo lo que los británicos (y ahora también los estadounidenses) han hecho para tratar de inculcar a los residentes más privilegiados de Hong Kong un complejo de superioridad y un sentido de ’identidad’ separada, el pueblo de Hong Kong es chino. La visión de multitudes de estudiantes entusiasmados atacando ’chinos continentales’ y golpeándolos mientras lanzan burlas racistas anti-chinas revela no solo su depravación sino también la confusión fundamental que ha generado esta mentalidad de superioridad.

Los intentos de estos hooligans patrocinados por ’ONGs’ para provocar una respuesta represiva de la policía están sacados directamente del libro estadounidense de tácticas de la ’revolución de colores’. Éstas son las mismas tácticas que obligaron a los gobiernos independientes o amigos de Rusia a dejar el cargo en Europa del Este durante las últimas dos décadas. Es la misma estrategia que inició la guerra de Siria en 2011 y que, más recientemente, se ha utilizado para tratar de provocar una "guerra civil" en Venezuela y Nicaragua.

Y, como siempre, tales intentos van acompañados de un bombardeo masivo de propaganda de los medios británicos y estadounidenses contra el gobierno que buscan derrocar, acusándolo de todos los delitos posibles, excepto del real, que es simplemente ’interponerse en el camino de nuestra búsqueda de ganancias’.

No importa si China es socialista o no.

No importa si crees en el socialismo o no.

Si crees que el mundo debería funcionar según la lógica humana en lugar de la lógica del bandidaje imperialista; si crees que a las personas se les debe permitir elegir sus sistemas sociales y gobiernos por sí mismas; si crees que el pueblo de un país debería poder beneficiarse de la riqueza de sus propios recursos, debes apoyar a China contra todos los intentos de cambio de régimen que son respaldados por el imperialismo.

El gobierno de China es un asunto exclusivo del pueblo chino.

Los logros de la revolución china, por otro lado, son motivo de celebración por toda la humanidad. Ofrecen una prueba vital de la verdad de que, si bien los capitalistas nunca pueden prescindir de los trabajadores, los trabajadores se las pueden arreglar muy bien sin los capitalistas.

https://www.cpgb-ml.org/2019/09/27/news/defend-chinas-liberty-as-you-would-defend-your-own/


Apartado de correos 51498. 28080, Madrid.

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Area de gestión | SPIP