Unión Proletaria

Luchemos unidos por la vivienda digna

Hoja publicada con motivo de las movilizaciones por una vivienda digna del 24 de Marzo 2007

Sábado 24 de marzo de 2007


Desde Unión Proletaria, queremos resaltar que ahora sí podemos decir que la lucha por la vivienda digna toma un impulso importante, al haberse dotado de un mínimo de organización y estar organizándose en barrios, reuniendo asociaciones vecinales, culturales, etc.

También se ha superado una parte importante del sectarismo que imposibilita el realizar un trabajo unitario consecuente. La participación en el movimiento de organizaciones juveniles, políticas, sindicales y sociales fortalece el carácter unitario y plural de esta lucha por la vivienda digna.

Todos sabemos la situación que existe actualmente en el ámbito de la vivienda corrupción generalizada a todos los niveles, cuatro millones de viviendas desocupadas, concentración del suelo no publico en manos de 12 empresas, enriquecimiento salvaje de promotores, constructores y especuladores con una subida desmesurada de los precios de la vivienda (tanto en alquiler como en compra), lo cual lleva aparejado hipotecas de por vida y además al alza.

Así el trabajador se ve obligado a soportar unas jornadas interminables de trabajo, con multitud de horas extras realizadas, muchas sin remunerar, bajos salarios, etc. Y todo ello, sin rechistar por temor a no poder pagar su enorme hipoteca; eso, el que tiene un contrato aceptable para que el banco le deje endeudarse de por vida. Además, reforma laboral tras reforma laboral, se precariza más el trabajo, se abarata más el despido y baja la capacidad adquisitiva de los salarios. Así, los empresarios y los especuladores, con el apoyo del gobierno, aumentan sus beneficios a costa de endurecer día tras día nuestras condiciones de vida.

A los poderosos les interesa que nos culpabilicemos nosotros mismos por estar “obsesionados” en poseer nuestra propia vivienda, por culpar a los trabajadores inmigrantes que hacen aumentar la demanda de pisos, porque queremos vivir por encima de nuestras posibilidades, etc. Intentan ocultar que nuestras dificultades son consecuencia directa del capitalismo y su explotación permanente sobre los trabajadores.

¿Qué podemos hacer?

Con más de cuatro millones de viviendas desocupadas, de ellas 500.000 en Madrid, debemos ejercer un control popular sobre el servicio municipal de la vivienda, en beneficio de los trabajadores, los jóvenes, las madres solteras, las etnias minoritarias y los más desfavorecidos, para que se establezca un sistema de alquiler de vivienda de propiedad publica y se promulgue una ley que obligue al alquiler de las viviendas desocupadas, con la realización de un baremo de precios adaptado a las posibilidades reales de los inquilinos, nivel de ingresos, número de hijos, etc. Este control se podría ejercer mediante órganos en los que estén representados la Administración, los trabajadores, las asociaciones de vecinos, etc.

Como la mayor fuente de ingresos que percibe el gobierno por impuestos directos o indirectos proviene de los trabajadores, exigimos que se destine lo que corresponda para realizar las viviendas sociales suficientes, para que –como proclama hipócritamente la Constitución monárquica- todos los españoles podamos disfrutar de una vivienda digna. Para ello, bastaría con dejar de participar en guerras de rapiña orquestadas por el imperialismo norteamericano y europeo. Bastaría con no participando en las bárbaras y genocidas contiendas que, con el apoyo de Naciones Unidas o sin él, realizan estos imperialismos. No debemos olvidar que las Naciones Unidas están hoy al servicio del imperialismo, sobre todo del más agresivo: el imperialismo norteamericano. Por tanto, lo que procede es la retirada de las tropas españolas de Haití, Bosnia, Afganistán, Líbano, etc., con lo que, además de dejar de colaborar con el señor Bush en sus pretensiones imperiales, se ahorrarían muchos millones de euros para destinar a viviendas sociales dignas.

A partir de aquí, no nos engañemos: el problema de la vivienda radica en la especulación del suelo a que da lugar la propiedad privada sobre los medios de producción. Es una lacra que sólo se puede erradicar sustituyendo el capitalismo por el socialismo, donde el proletariado podrá conquistar efectivamente el derecho a una vivienda digna para todos los trabajadores.

¡Por una vivienda digna para todos los trabajadores!

¡Presupuesto militar para gastos sociales!

¡Por la república democrática y el socialismo!

¡Viva la lucha de la clase obrera por la reconstitución bolchevique del Partido Comunista!

Hoja en pdf:

PDF - 41.9 KB

Apartado de correos 51498. 28080, Madrid.

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Area de gestión | SPIP